OAXACA


Realmente no sé si para poder hablar con criterio de un restaurante temático, hay que ser un experto o simplemente hay que dejarse llevar por lo que llamamos gusto.
Si hay que dejarse llevar por el gusto, decir que Oaxaca, me gustó, pero no me entusiasmó. En Román paladino, que tardaré en volver o que el mencionado restaurante pasará a esa lista de sitios donde puedes ir una vez al año para ver que tal va.
La sorpresa fue importante cuando llegamos al restaurante un veintitantos de diciembre, y nos encontramos una sala totalmente vacía, donde después de toda la comida se ocuparon la friolera de 3 mesas y, para concretar más y contándonos a nosotros, 10 comensales.


Es verdad que el mencionado local pertenece a un importante grupo, concretamente al grupo Sagardi, y supongo que la empresa es lo suficientemente fuerte como para aguantar el tirón. El motivo es muy sencillo, tres comensales: mis amigos Carlos, Miguel Ángel y un servidor. Precio final 275 €.
Para una comida de navidad, a escasos 150 metros teníamos el Carballeira donde por esta cantidad incluso hubiéramos tocado alguna gamba. Pero vender un aguacate, por mucho que lo traten delante de ti (el auténtico guacamole) a 14 €, la verdad no tiene mucho sentido.

Se me olvidaba, antes de empezar a comer degustamos un extraordinario Margarita. Un 10.


Luego tostadas de atún rojo al chipotle, tomamos tres raciones, en cada una van tres tostaditas. La verdad y con diferencia, junto con la cochinita, el mejor plato.


Unas carnitas michoacanas para hacerse sus tacos, correctas, sin más.


Cochinita pibil ibérica, como ya mencioné antes extraordinarias, servidas con su cebolla morada, naranja y acompañada de frijoles, la carne mezclándola con su tocino estaba francamente muy rica.


Pollo de Cal Rovira con nuestro mole negro Oaxaca. Un plato con mil matices y un sinfín de aromas y sabores diferentes, quizá extraño para nosotros pero reconociendo el mérito de dar a ese pollo un sabor a la vez que especial, inolvidable.


Costilla de vaca gallega como en Sonora. Para mí quizá la mayor decepción del día. No discuto su calidad, pero chuletas como ésta a 56 € con el único mérito de acompañarla de distintos chiles, algunos de los cuales te dejaban anestesiada la boca para el resto del día, no es mi definición preferida de una buena chuleta.


De postre, un tepache, piña y chía con limón y tequila, refrescante y ligero, muy bien.


Para beber una, bueno en realidad bastantes más que una, cerveza mejicana llamada Pacíiico.


Mención aparte merece el local con una extraordinaria decoración llena de motivos originarios de México, resaltando como he dicho antes esa parte dedicada a la Mezcalería (así lo llaman) y más concretamente a tequilas y mezcales donde seguro que se pueden encontrar los mejores del mundo. Aquí nos tomamos un café con un mezcal de 40º que lo sirven con unas rodajas de naranja y limón fresco, a la que le aplican la sal de gusano. Sensacional.

Eso es todo, que si no hubiera sido por el precio, hubiera resultado una comida extraordinaria, es probable que no estemos acostumbrados a pagar lo que pagamos por un restaurante mejicano en Barcelona.

OAXACA      Pla de Palau, 19 · 08003 Barcelona · Tel. 933190064



Entradas populares