Nº 30

Bueno pues el nombre indica la ubicación, el número de la calle del Paseo Juan de Borbón, en la Barceloneta.
Siempre me ha gustado mencionar al descubridor del restaurante del que hablo, y en esta ocasión ha sido Teresa Palet la que me aconsejó la visita a este nuevo Gastrobar de la ciudad.

La verdad es que fue todo un hallazgo y por lo tanto como tal, un acierto. Gracias Sra. Palet, por la recomendación y por la ayuda inestimable para que “Pues iremos” continúe funcionando después de ya siete años. Sin usted no hubiera sido posible.

El Nº30 es de esos pequeños locales que hacen del trabajo y la constancia su éxito. Ese tipo de locales que son pequeños, que no disponen de capacidad para dar de comer a mucha gente y que tienen que suplir esa carencia con un horario amplio y flexible que hace que puedas ir a desayunar, hacer el vermut, tomarte uno de sus magníficos cócteles, comer, cenar, etc.

Trabajo, trabajo y horas y más horas para conseguir posicionarse dentro del gran abanico de posibilidades existentes en la ciudad y por supuesto en la zona.
Una comida en la que todo fue para compartir y en la que nada, absolutamente nada de lo que se nos puso encima de la mesa nos dejó indiferentes.

Croquetas de rabo de toro. Me recordó enormemente a las croquetas de rabo de vaca vieja y trompetas de la muerte del Suculent. En este caso, igual de ricas y sabrosas, compactas y melosas a la vez y sobre todo con un punto de originalidad y sabor añadido, esa emulsión de aceite de trufa que incorpora cada una de ellas.


Gambas en panko, mayonesa de maracuyá y wasabi. Desde luego el panko llegó para quedarse, y hemos de reconocer que este pan que procede de Asia convierte cualquier empanado en un manjar crujiente. Panko significa migas de pan y la diferencia con nuestro pan rallado es que no se utilizan las cortezas para su realización. Las gambas, sensacionales, y las dos mayonesas de acompañamiento le aportan un punto de dulzor y picante que consigue poder comer un mismo plato con dos matices absolutamente opuestos pero igual de originales y ricos.


Vieira con papada ibérica, trufa y demi-glace de carne. Y como transformar lo que era comida de pobre en algo tan suculento y fino. La papada, años a, quien quería comer papada o quién se atrevería a hacer un plato 10 con papada, una de la  parte más grasa del cerdo y una de las más jugosas a la vez que tierna y que hoy en la cocina actual es capaz de potenciar, y de qué manera, algunos platos, como el caso de esta sensacional vieira; sabrosa, con una perfecta cocción y con un intenso sabor. Otro acierto y por lo tanto, un sobresaliente.


La bomba del Nº 30. No está en la carta pero hay que pedirla, y ojalá tengáis la suerte de que os la puedan ofrecer. Solomillo con chilly thai, espuma de patata, huevo a baja temperatura y frito en panko. Creo que después de leer los ingredientes, ya se puede adivinar la dificultad de la elaboración y esta cantidad de ingredientes tan bien conjuntados en algo tan pequeño indica la realidad de esta “bomba”, que es ni más ni menos lo que su nombre indica.
Estamos ante la reinvención de la bomba de la Barceloneta en el 2017. Señores de la Cova Fumada, tiemblen, esta ha llegado para quedarse. La tapa más típica de nuestra ciudad termina de ser elevada a los altares.


Paella de marisco. Una buena paella, correcta, no fue el plato que más nos entusiasmó, pero los que me seguís sabéis mi manía obsesiva por esto de “la paella perfecta” o del arroz sublime y la verdad sigue siendo difícil, muy difícil en nuestra ciudad encontrarlo. Insisto, está más que correcta, aunque me temo que la paellera utilizada no es la más adecuada para conseguir un arroz suelto y en su punto perfecto.De sabor, muy bueno.


De postre, un falso Tiramisú. Un nuevo regalo para la vista y el paladar. Un final extraordinario para quizá uno de los mayores descubrimientos de esta última parte del año en nuestra ciudad.


Para regar todo , que no fue poco, un extraordinario vino blanco Hermanos Lurton Sauvignon Blanc (2016), fresco, afrutado y con cítricos. Muy agradable.


Vale la pena visitar el Nº 30, se merecen esa oportunidad, porque sin lugar a dudas la van a aprovechar, su imaginación, respeto por el producto, el trato que dan a la materia prima, la dedicación y entusiasmo que desprenden por su trabajo, así lo vaticina.
Felicidades.

Nº30             Paseo Juan de Borbón ,30 · 08003 Barcelona ·Telf. 936395633

Entradas populares