domingo, 29 de noviembre de 2015

ECLECTIC

Visita a Eclectic de la mano de Josep Vidal. Un restaurante del que yo personalmente no había oído hablar pero que nos llamó la atención nada más entrar.

Bonito local, amplio, bien decorado y con comodidad en mesa y silla, algo que empieza a ser exigible.


Te dan la posibilidad de elegir varios menús degustación en sus diferentes versiones y precios: en nuestro caso “Menú modernidad”, precio 39 € sin bebidas.


El resumen de la experiencia fue positivo, aunque al contrario que en la bodas de caná, en este caso lo mejor nos lo sirvieron al principio, y los platos más deficientes, o no tan conseguidos fueron los del final.


Degustación de aceites D.O. Les Garrigues y Baena.


Tiradito de atún y emulsión de mango. Muy bueno, un plato conseguido con un atún en perfecto estado, fresco y con el toque cítrico de mango que lo hizo realmente interesante.


Dados de salmón en dos cocciones con Gelee de salsa Ponzu. Otro gran acierto. La salsa Ponzu la verdad es que combina perfectamente con ostras y pescados, y como no en éste caso con el salmón, cuya textura y baja cocción fueron espectaculares. Para mí junto con el ceviche lo mejor.



Ceviche de pescado y marisco con suaves toques de fruta de la pasión y falso caviar de chiplote. Me gustó muchísimo y nunca me he declarado ni fan ni entusiasta de los ceviche, pero tengo que reconocer que la originalidad, vistosidad y potencia de éste me sorprendió gratamente.


Calamar a la bruta. Virutas de calamar a la plancha, crema de morcilla, parmentier de patatas, quenelle de sobrasada y virutas de miel. Un plato como el anterior vistoso, visualmente atractivo pero que quizá no cumplía las expectativas que esperas de él. La combinación de sabores, a mí personalmente, no me entusiasmó, nada que decir de la ejecución que por otro lado es perfecta, en este caso.


Pescado salvaje lacado, acompañado de salsa de camarones y una pequeña ensalada china. Una pena, aquí es donde la cena “se viene abajo”; un pescado con muy mala cocción hasta el punto que se hacía imposible comerlo. El sabor de la salsa potente y rico, el pescado casi crudo y de difícil textura.


Magret de pato con toque de cacao, acompañado de kumquats, Gelee de clementinas y macaron de cacao y foie. Decepcionante, un magret duro, mal tratado en cocina, con excesiva grasa y por lo tanto mal drenada que hacía que la carne no se pudiera ni cortar. El magret puede ser delicioso o te puede amargar una cena. Éste fue el caso.


Digestivo.




Sangría deconstruida. Mousse de melocotón y naranja sanguina, espuma de tinto de verano, ralladura de tónica, crujiente de canela, perlas heladas de limón y concasse de frutas.



Bueno, los que seguís mis artículos, ya sabéis lo que opino de las deconstrucciones, a ésta aún le estamos buscando el qué Por desgracia se quedó en el plato.

Vino: Aphros ten 2013. D.O.: D.O.C. Vinho Verde de Portugal de la variedad Loureiro y añada 2013.



En resumen, una cena que empezó con grandes expectativas que se diluyeron con el magret y el postre. Hasta ese momento nada que objetar.
Servicio atento aunque ese día nos atendió una persona ajena al negocio por enfermedad del titular. Algún lio se hizo al explicar los platos pero muy buena voluntad, nada que objetar.
El menú marca 39 € que se convierten en 60 € por persona con vinos, cafés etc.

Volveremos a probar otro de los menús. Sin duda.


ECLECTIC          C/ Sagués, 16 · 08021 Barcelona · telf. 933157087

No hay comentarios: