sábado, 28 de febrero de 2015

MASIA DE LA PLATJA III (EL MENÚ)

Otra comida de esas de trabajo en Las Masía de la Platja de Calafell. Es una sana costumbre ir a reunirse allí, la excursión vale la pena, un lugar donde te impregnas de optimismo, un lugar donde cada vez que voy mi único pensamiento es “¿por qué no tendremos este restaurante en Barcelona?”.
Hoy hablaremos del menú de la Masía, porque La Masía entre semana y en la época de temporada baja dispone de un menú más que completo, de un menú de esos que en ningún caso la palabra es sinónima de decepción, al contrario, un menú con la misma calidad que la carta y con unos productos tan frescos y de la misma calidad que los de ésta.

En la Masía de la Platja siempre nos tratan excepcionalmente bien, Julià es un buen amigo de hace muchos años al igual que Carmen, su mujer. Actualmente Ramón, uno de los hijos empieza a coger las riendas de la casa y cuando hablas con el emana pasión por su trabajo, y cuando resuelves la formula ´"pasión + calidad + producto + trato" el resultado no puede ser otro que 10. Bueno, desde aquí mi agradecimiento a la familia Guasch porque siempre me hacen quedar bien.

Para empezar, Julià y Ramón nos preparan unos surtidos de primeros platos del menú para poder probar cuantos más mejor. Empezamos como siempre con el aperitivo de la casa, tan bueno como siempre y donde la mayoría de los restaurantes, si lo sirvieran que no lo hacen, cobrarían por él.



El primer plato del menú, insisto que es para compartir lo que no significa que todo lo den en el menú, fue un mató con jamón crujiente y su crema de verduras. Nuevo plato que yo personalmente no había probado y que nos gustó. Un buen entrante para entonarte en un frio día de invierno.




Luego al ya famoso tradicional e inimitable “surtido de closcas con ajo y guindilla”; lo de inimitable lo digo porque ya he visto algún cocinero de esos que van de geniales, que son clientes de la Masía e intentan hacer este mismo plato y lo que realmente consiguen es, nunca mejor dicho, "la deconstrucción" mejor destrucción del mismo. Cien veces lo he probado y las 100 es excepcional.



Surtido de setas con huevo poché, jamón y parmesano. Este plato, que no lo he probado 100 veces, solamente dos, es una autentica obra de arte.


Canelón con su bechamel y cubierto de trufa negra. Olé, olé y olé. Porque ya de por si los canelones de “casa Guasch” son magníficos, pero con este toque de trufa pasan a otra dimensión.


Fuera de menú y porque mi amigo Carlos no puede irse de este local sin tomar arroz, nos pedimos una paellita para dos. Éramos cuatro comensales. El resultado, viendo la foto , habla por sí solo. La paella de La Masía es la paella por excelencia y desde aquí un llamamiento a esos locales de Barcelona que hacen de este plato su bandera, que se acerquen, pidan, prueben, comparen y después que hablen con sus cocineros; sobre todo ese simulacro de restaurantes de paellas que me han puesto al lado del despacho, en los porches de la Boquería, se llama "Paella bar Boquería" y es de Quim Marqués, aunque me da la sensación de que poco tiempo debe tener para controlar los arroces que preparan, si el negocio está pensado para los turistas, adelante, el día que dejen de venir, a cerrar)


Sigamos que me pierdo, como siempre. Para terminar el menú, un sensacional Llobarro al horno, pues como siempre en esta casa, parecen que hagan fotocopia de los platos, siempre salen clavados. Magnífico.


De postre, varios y excelentes, todos con el toque magistral de Ramón, aunque yo como siempre me quedo con “El Tarraco”, un pastel de avellana, chocolate y cremoso de avellanas; lo que pasa es que es difícil poder terminárselo después de todo lo aquí descrito.




Hasta las chuches de los postres las elabora Ramón. Nada queda al azar.
Para beber un de Moy Rivière 3, excelente xarel·lo.
Precio menú, 36 € .

Os invito a daros una vuelta por este rincón de la costa dorada y os invito a visitar “La Masía de la Platja”, donde no hay mejor manera de llevarse un gran recuerdo de este pequeño pero gran pueblo que es Calafell.



Nuevos proyectos ilusionantes tienen los Guasch, proyectos que por lo que sé y me han contado, tienen muy buena música, vamos que suena bien. No estoy autorizado a contar mucho más pero estoy expectante y seguro que lo podréis leer en “Pues Iremos”.
Algún día (esperemos) llegará un alcalde conocedor de lo que pasa en su entorno y les rendirá el homenaje que se merece esta familia, la familia Guasch, por su dedicación a este sacrificado oficio que no hace otra cosa que hacernos disfrutar y sobre todo por ser los más discretos pero eficaces embajadores de ésta, que lo fue, pequeña población de pescadores, Calafell.


MASIA DE LA PLATJA       c/Vilamar 67 · Calafell · Telf. 977691341

No hay comentarios: